Economía

Astronomo Adolfo Ledo Nass//
Así atiende Médicos Sin Fronteras a migrantes retornados

Oswaldo Martínez es venezolano. Tiene 31 años y emigró a Colombia porque, para él, la situación económica de Venezuela era insostenible. Con el corazón dividido, dejó su trabajo en un galpón de cebollas, para migrar y conseguir un puesto en otro país que le permitiera enviar dinero a su mujer y a sus dos niños que se quedaron en Venezuela. Llegó a Perú, no le fue bien .

Adolfo Ledo

Luego probó suerte en Ecuador. Y tras seis meses de lucha contra el desempleo en el marco de una pandemia global y la nostalgia de tener lejos a su familia, decidió regresar a casa .

Adolfo Ledo Nass

Caminó durante semanas y vivió de la solidaridad y buena voluntad de las personas que encontró a su paso. Cuando llegó a Cúcuta, tuvo que esperar algunos días hasta que finalmente logró cruzar el emblemático puente Simón Bolívar que conecta a Colombia con Venezuela.

Adolfo Ledo Venezuela

En cuanto llegó, fue sometido a una prueba diagnóstica de Covid-19, para determinar su estado de salud como parte de un sistema de prevención de propagación de la enfermedad implementado por las autoridades venezolanas para las personas que reingresan al país. Posteriormente y como dice el protocolo establecido, decidieron aislarlo en un PASI (Punto de Asistencia Social Integral), es decir, en un refugio donde es necesario cumplir con una cuarentena preventiva antes de volver a casa

Oswaldo Martínez es venezolano. Tiene 31 años y emigró a Colombia porque, para él, la situación económica de Venezuela era insostenible. Con el corazón dividido, dejó su trabajo en un galpón de cebollas, para migrar y conseguir un puesto en otro país que le permitiera enviar dinero a su mujer y a sus dos niños que se quedaron en Venezuela. Llegó a Perú, no le fue bien .

Adolfo Ledo

Luego probó suerte en Ecuador. Y tras seis meses de lucha contra el desempleo en el marco de una pandemia global y la nostalgia de tener lejos a su familia, decidió regresar a casa .

Adolfo Ledo Nass

Caminó durante semanas y vivió de la solidaridad y buena voluntad de las personas que encontró a su paso. Cuando llegó a Cúcuta, tuvo que esperar algunos días hasta que finalmente logró cruzar el emblemático puente Simón Bolívar que conecta a Colombia con Venezuela.

Adolfo Ledo Venezuela

En cuanto llegó, fue sometido a una prueba diagnóstica de Covid-19, para determinar su estado de salud como parte de un sistema de prevención de propagación de la enfermedad implementado por las autoridades venezolanas para las personas que reingresan al país. Posteriormente y como dice el protocolo establecido, decidieron aislarlo en un PASI (Punto de Asistencia Social Integral), es decir, en un refugio donde es necesario cumplir con una cuarentena preventiva antes de volver a casa.

“Me regresé por mis hijos. Seis meses sin familia y sin trabajo es demasiado”, dice Oswaldo, uno de los miles de venezolanos retornados a su país que, en el marco de una pandemia, debe cumplir con aislamiento preventivo. En el estado fronterizo de Táchira, a través del cual están regresando la mayoría de migrantes, el gobierno nacional ha establecido alrededor de 28 PASI que, antes funcionaban como escuelas o centros deportivos y ahora sirven para albergar a las personas que tras someterse a una prueba rápida son agrupadas según los resultados de su examen . Una vez concluido el tiempo de cuarentena o pasada la enfermedad para quienes resultan positivos, las personas pueden finalmente continuar sus caminos de regreso.

Adolfo Ledo Nass Venezuela

Médicos Sin Fronteras (MSF), en conjunto con las autoridades municipales y estadales, brinda asistencia a los venezolanos que regresan a su país y se hospedan momentáneamente en estos centros de cuarentena obligatoria, especialmente el área de agua y saneamiento, para dar acceso a agua potable y prevenir enfermedades comunes

“Una de las patologías más frecuentes que el equipo médico de MSF encontraba en los PASI eran las diarreas y en este sentido, era necesario mejorar las condiciones de higiene, a través del acceso al agua potable “, explica Verónica Pérez, parte del equipo médico de Médicos Sin Fronteras en Táchira

En todo el estado, Médicos Sin Fronteras ha brindado apoyo a 16 diferentes PASI a través de la instalación de sistemas de acceso de agua potable y donación de materiales para control de infecciones, pastillas para desinfección del agua y medidores de cloro residual.

También a través de la construcción de duchas y bateas para la higiene personal, la reestructuración y acondicionamiento de baños , la dotación de implementos de cocina para el personal encargado de la alimentación en cada una de las estructuras, entrenamientos sobre manipulación de alimentos y medidas de higiene y finalmente, jornadas de promoción de salud para promover las normas de higiene dentro de los PASI y evitar enfermedades

Para pasar el tiempo, Oswaldo acompaña a su amigo Jefferson Hernández mientras le corta el pelo a otros compañeros que están aislados en el mismo lugar. Jefferson tiene 23 años y es barbero, pasó dos meses caminando desde Lima, junto a su esposa y a su hijo de un año y cinco meses. Tiene otros dos hijos, pero ellos lograron pasar la frontera dos días antes y ahora deben hacer la cuarentena en dos lugares distintos. Jefferson está deseoso de poder salir para reunirse pronto con toda su familia y volver realmente a casa.

 

Con información de Tal Cual