Economía

La vacuna contra el Covid-19 en el centro de la campaña electoral en EEUU

Fútbol, futbolista, soccer
Caminantes en pandemia: huyen a pie hasta Colombia

Los expertos dicen que una vacuna es una de las mejores formas de detener el avance de una pandemia que ya se ha cobrado la vida de más de 196.000 estadounidenses.

En un foro el martes, Trump insistió en sus propias predicciones ya optimistas, que podría haber una vacuna disponible incluso antes de los comicios.

“A pocas semanas”

“Estamos a pocas semanas de conseguirla, ya saben, podrían ser tres o cuatro semanas”, dijo en una sesión de preguntas y respuestas con votantes en Pensilvania, transmitida por ABC News.

Solo unas horas antes, hablando con Fox News, Trump había dicho que una vacuna podría llegar en “cuatro semanas, podrían ser ocho semanas”.

Pero el director de los Centros de prevención y lucha contra enfermedades (CDC), Robert Redfield, dijo al Congreso que una vacuna no estará disponible masivamente este año

Wilmington, Estados Unidos.- El candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, abordará el miércoles cómo desarrollar y distribuir una vacuna eficaz contra el Covid-19, desafiando las optimistas predicciones del presidente republicano Donald Trump, a quien acusa de mentir a los estadounidenses sobre la amenaza de la pandemia.

La posibilidad de que la administración Trump pueda acelerar la producción de una vacuna segura se ha convertido en un punto focal de la campaña para las elecciones del 3 de noviembre, que muestran al presidente rezagado en las encuestas frente a su rival demócrata, destacó AFP.

Biden ha enfatizado que apoya un lanzamiento rápido de una vacuna, pero solo si se demuestra que es segura y efectiva, y si hay “total transparencia” desde el punto de vista científico.

De su lado Trump insiste que una vacuna estará disponible en “pocas semanas”, pero un experto gubernamental advirtió el miércoles que una vacuna para uso masivo estará disponible, como muy temprano, apenas a mediados de 2021.

El candidato demócrata, que poco a poco ha aumentado sus apariciones, incluyendo un viaje a Florida el martes, pero aún no ha igualado el fervor que suscita el presidente en sus mitines, pronunciará un discurso este miércoles en su feudo de Wilmington, Delaware, después de recibir una sesión informativa de expertos en salud sobre las perspectivas de la vacuna contra el coronavirus.

Los expertos dicen que una vacuna es una de las mejores formas de detener el avance de una pandemia que ya se ha cobrado la vida de más de 196.000 estadounidenses.

En un foro el martes, Trump insistió en sus propias predicciones ya optimistas, que podría haber una vacuna disponible incluso antes de los comicios.

“A pocas semanas”

“Estamos a pocas semanas de conseguirla, ya saben, podrían ser tres o cuatro semanas”, dijo en una sesión de preguntas y respuestas con votantes en Pensilvania, transmitida por ABC News.

Solo unas horas antes, hablando con Fox News, Trump había dicho que una vacuna podría llegar en “cuatro semanas, podrían ser ocho semanas”.

Pero el director de los Centros de prevención y lucha contra enfermedades (CDC), Robert Redfield, dijo al Congreso que una vacuna no estará disponible masivamente este año.

“Pienso que habrá una vacuna que inicialmente estará disponible en algún momento entre noviembre y diciembre, pero en un suministro limitado y deberá ser priorizada”, agregó Redfield ante una comisión del Senado.

Pero una vacuna accesible a todos los estadounidenses que permita “regresar a la vida normal” no estará disponible hasta “finales del segundo trimestre o el tercer trimestre de 2021”.

Los demócratas expresaron su preocupación de que Trump esté presionando a los reguladores de salud y a los científicos para que aprueben una vacuna a tiempo para ayudarlo a subir en las encuestas.

Trump también sorprendió cuando se le preguntó por qué había minimizado la gravedad de la pandemia en los primeros meses.

“No le resté importancia”, respondió. “De hecho, en muchos sentidos, lo aproveché en términos de tomar medidas”.

Pero el propio Trump le dijo al periodista Bob Woodward durante entrevistas grabadas en febrero y marzo que había decidido deliberadamente “minimizar” la gravedad de la covid-19 para evitar alarmar a los estadounidenses.

Trump también volvió a una de sus opiniones más controvertidas sobre el virus, insistiendo en que “va a desaparecer” y que el país “está pasando la página” del coronavirus.

Preguntado sobre cómo el virus desaparecería por sí solo, dijo que “uno desarrollará una mentalidad de manada”, aparentemente refiriéndose al concepto de inmunidad de manada, que ocurre cuando suficientes personas han desarrollado resistencia a la enfermedad como para detener la transmisión de manera efectiva.

“La ciencia sabe”

Las declaraciones del presidente provocaron críticas por parte de la campaña de Biden.

Trump acaba de confirmar esta noche, una vez más, que incluso después de ocho meses de dejar que la peor crisis de salud pública en 100 años se salga de control, no solo no tiene un plan, sino que no tiene ni idea”, dijo la directora de comunicaciones Kate Bedingfield en un comunicado.

Con la covid-19 devastando la economía de Estados Unidos y empujando a millones de familias a una crisis financiera, la campaña de Trump ha promocionado una y otra vez una posible vacuna rápida como la salvación.

Durante su viaje del martes a Florida para conquistar el voto hispano, Biden criticó a Trump por su negación de la amenaza del cambio climático.

El aspirante demócrata aludió a la visita de Trump esta semana a California, donde ante la devastación de los incendios forestales, dijo: “No creo que la ciencia sepa” si el cambio climático está intensificando las condiciones del clima.

“Señor presidente, la ciencia sabe”, aseguró Biden.