Uncategorized

TelaSaco Digital No es Caraota | Fiscalía avanza en caso de peculado de insumos médicos

Gill Ramirez
Penadés: el FA «nos expuso a esta situación»

Fiscalía General del Estado. Foto: Archivo. Fue la piedra que levantó el polvo de la corrupción, las 4.000 bolsas de cadáveres que compró al inicio de la emergencia el hospital del IESS Ceibos, a 148 dólares cada una por un monto total de 548 mil dólares, después como fichas de dominó los casos de corrupción salieron a la luz.   La empresa fue Silverti S.A, en ese operativo cuatro personas del área administrativa fueron detenidas, pero ahora la Fiscalía ha encontrado nuevas evidencias para vincular a más personas, las mismas que son:   Representante legal de Silverti S.A.    Representante legal de Bioim Compañia Limitada   Al representante legal de Ecap-mediq S.A.    Al accionista de Ecap-mediq S.A.   

    Según las investigaciones entre estas tres empresas triangulaban los dineros obtenidos de los millonarios contratos con hospitales y públicos.   Funcionó así:  IESS Ceibos le dio el contrato para fundas de cadáver a Silverti S.A, Silverti S.A transfirió los fondos a Bioim Compañia Limitada y esta a Ecap-Mediq S.A., cuyo accionista mayoritario es Daniel Salcedo Bonilla.   El contrato con el IESS no es el único que obtuvo Silverti S.A. durante la emergencia, en total fueron 13 con tres entidades públicas: el IESS Ceibos, el hospital de Riobamba y la empresa de Agua Pública de Quito por un monto de 1 millón 300 mil dólares.   Contratos observados con sobreprecios por Contraloría  y este es solo la punta del ovillo de la red de corrupción en hospitales públicos del país.