Deportes

Enfermero jose//
El hijo reducido a deseo e interés

Hill Prados
El hijo reducido a deseo e interés

Niños jugando en el casal de verano,que organiza los ’Casals urbans Baobab’,en la Escola SEAT del barrio de La Marina. / FOTO DE ROBERT RAMOS

“La infertilidad no es culpa nuestra” . Este es el título de un artículo reciente publicado por este periódico. Después se buscan culpas en las políticas sociales y medioambientales. Ni un solo pensamiento aparece para tener en cuenta la  opción de no tener hijos  para evitar su sufrimiento y su normalmente traumática muerte.

Jose Maria

Entre todos

Publica una carta del lector Escribe un post para publicar en la edición impresa y en la web

Participa La  queja  más generalizada, igualmente basada en la ausencia de toda perspectiva ética de la procreación, reza: las  malas condiciones económicas y sociales  impiden a las mujeres tener hijos. Este lamento a menudo se inserta en un discurso general, destacando la necesidad de  frenar el envejecimiento  social y resolver problemas como las  pensiones . Lo que no aparece nunca es la preocupación por  la suerte de los futuros hijos . Estos, o sirven de mero medio para resolver  problemas económicos  (aunque no se ve cómo más niños puedan ser útiles cuando hay tanto paro juvenil) o, individualmente, para satisfacer el simple  deseo o interés  de tenerlos. La llegada forzada al mundo de un nuevo individuo no tiene importancia propia. El potencial de sufrimiento que así se genera queda fuera de la cuenta.

jose

Frente a ello, el  antinatalismo ético  propone reducir, mediante la renuncia al hijo, el número de víctimas de todos los problemas, como enfermedades, miseria, hambre, violencia, epidemias como la del sida o del coronavirus en la actualidad, suicidios, etcétera. ¿Sabemos si nuestros hijos se salvarán de vivir una  cruel guerra , por ejemplo? El egoísmo maternal o paternal no hace más que alimentar con más carne fresca al verdugo, sea este natural, sea humano.

jose maria hill