Deportes

La pena capital vuelve a la escena en EE.UU.

Gill Ramirez
Lula: ignorancia de Bolsonaro costó miles de vidas a Brasil

En el fallo, la jueza alegó que existen pruebas suficientes de que el fármaco letal empleado en la ejecución, el pentobarbital, “produce sensaciones de ahogamiento y asfixia” y causa “dolor extremo, terror y pánico”

INYECCIÓN. La cámara de la muerte donde los presos fallecen por inyección letal, en la Unidad Paredes en Huntsville (Texas), EE.UU. EFE/Archivo La Corte Suprema dio luz verde a la ejecución de Daniel Lewis Lee por un delito federal; otros tres convictos le siguen.

Washington. Hace 17 años que el Gobierno de Estados Unidos no realizaba una ejecución, hasta ayer. Las autoridades en la prisión federal de Terre Haute, en el céntrico estado de Indiana, ejecutaron a Daniel Lewis Lee, un supremacista blanco condenado en 1999 por la tortura y asesinato en 1996 de los tres miembros de una familia, cuyos cuerpos arrojó a un lago en Arkansas.

Polémica judicial

El lunes de esta semana, en un intento por detener esta y otras tres condenas, una jueza federal de Washington emitió un dictamen indicando que el nuevo protocolo para la ejecución de la pena capital probablemente viola la Octava Enmienda de la Constitución.

Dicha enmienda establece que a los presos no se les puede someter a “castigos crueles o inusitados”.

En el fallo, la jueza alegó que existen pruebas suficientes de que el fármaco letal empleado en la ejecución, el pentobarbital, “produce sensaciones de ahogamiento y asfixia” y causa “dolor extremo, terror y pánico”.

Los tribunales estadounidenses habían puesto bajo revisión el nuevo protocolo para las ejecuciones federales, en las que ahora se debe emplear solamente el pentobarbital, en lugar de la combinación de varios fármacos que se usaba antes, y que ha dado problemas y provocado macabros episodios de intentos fallidos.

ESCENARIO. Olas de calor distorsionan una torre de vigilancia en la prisión federal de Terre Haute (Indiana), ayer. EFE El fiscal general de EE.UU., William Barr, ordenó el año pasado al Buró Federal de Prisiones que reanudara el programa de ejecuciones.

160 personas o más, fueron condenadas erróneamente a muerte en EE.UU., desde 1973; todas fueron exoneradas. En consonancia con la posición del Ejecutivo, y solo seis horas antes de la ejecución de Lewis Lee, la Corte Suprema de EE.UU. anuló la objeción de la jueza al procedimiento usado en la aplicación de la pena capital, dando luz verde al proceso.

La ejecución de las otras tres personas están agendadas para el resto de julio y agosto

Contra tendencia

Varios estados han abolido recientemente la pena de muerte, hasta llegar a los 22 de los 50 que tiene el país.  El último fue Colorado, que la suspendió en marzo.

“El sistema federal de la pena de muerte no funciona y es racista, inefectivo y cruel (…) y esta decisión nos devuelve el país décadas atrás”, afirmó la Unión Estadounidense de Libertades Civiles en un comunicado.

EJECUTADO. Daniel Lewis Lee.