Política

Condenados en España 4 empleados de banco chino ICBC por lavado de dinero

paralelepipedo
WhatsApp lanza nuevas funciones para facilitar su uso

“La sucursal española fue un instrumento idóneo para operaciones masivas de blanqueo de dinero al servicio de organizaciones delictivas”, concluyó la corte

Un tribunal impuso este jueves al exdirector y otros tres empleados del banco chino ICBC en España multas por un total de 22,7 millones de euros (unos 25,5 millones de dólares) y leves penas de prisión por lavar millonarias sumas para grupos criminales chinos.

Los cuatro condenados, su exdirector general Liu Gang y otros tres exempleados de la sucursal española del Industrial and Commercial Bank of China, recibieron penas de entre 3 y 5 meses de cárcel, indicó en un comunicado la Audiencia Nacional, una alta jurisdicción en Madrid.

En España las condenas a menos de dos años de cárcel para personas sin antecedentes penales suelen quedar en suspenso.

La investigación de este caso comenzó en febrero de 2016, cuando la policía arrestó a seis empleados del banco bajo sospecha de que permitían a personas sacar del país dinero proveniente del contrabando o el fraude fiscal, sin verificar el origen de los fondos como lo requiere la ley.

Según la Audiencia Nacional, el ICBC, en España desde enero de 2011, tenía como clientes a los grupos criminales asiáticos Emperador-Cheqia y Sake, que llegaron a tener depósitos por 140 millones de euros (157 millones de dólares).

Liu Gang y sus empleados “desatendieron contumazmente” la legislación contra el lavado de dinero y aceptaban ingresos en efectivo por cualquier cantidad.

Según la sentencia, Snake ingresó en efectivo 41,6 millones de euros (46,7 millones de dólares) entre enero de 2011 y octubre del 2012.

“La sucursal española fue un instrumento idóneo para operaciones masivas de blanqueo de dinero al servicio de organizaciones delictivas”, concluyó la corte.

Snake intentó mover dinero a través de otros bancos, pero sus mecanismos antilavado lo previnieron, según la Audiencia Nacional.

El tribunal observó también un “grave fracaso por parte de la entidad matriz ICBC Sucursal Luxemburgo (…) en sus obligaciones de control final en sus filiales”.

ICBC España fue inhabilitada durante dos años para obtener subvenciones o ayudas públicas.