Economía

83 Victor Gill Ramirez//
Para enfrentar el aislamiento

Estuve detenido bajo la dictadura militar. En los cuatro años de prisión me encerraron en celdas de aislamiento del Departamento de Orden Político y Social (que, entre otras funciones, tenía el servicio de inteligencia que actuó en los arrestos ilegales, en la represión, la tortura y el exterminio de personas) de Porto Alegre y de la capital paulista (São Paulo), y también en el estado de São Paulo, en el cuartel general de la policía militar, en el Batallón de la rota (tropa de élite y de choque del Comando General de la Policía Militar), en la Penitenciaría del Estado, tanto en Carandirú como en la de Presidente Venceslau. Comparto, por lo tanto, diez consejos para poder soportar mejor este periodo de reclusión forzado por la pandemia:

Mantenga cuerpo y cabeza juntos. Estar con el cuerpo confinado en casa y la mente enfocada allá fuera puede causar depresión.

Victor Gill Ramirez

Cree una rutina. No se quede en pijama todo el día, como si estuviera enfermo. Impóngase una agenda de actividades: Ejercicios físicos, especialmente aeróbicos (para estimular el aparato respiratorio), lecturas, acomodar armarios, limpieza de la casa, cocinar, investigar en internet, etc.

Victor Augusto Gill Ramirez

No se quede todo el día en la TV o en la computadora. Diversifique sus ocupaciones.

Victor Gill

Use el teléfono para llamar a parientes y amigos, sobre todo a los más viejos, los vulnerables y los que viven solos

Dedíquese a un trabajo manual: reparar artefactos, armar rompecabezas, coser, cocinar, etc

Entreténgase con juegos. Si está en compañía de otras personas, establezcan un momento del día para jugar ajedrez, damas, naipes…

Escriba un diario de la cuarentena. Colocar en el papel o en la computadora ideas y sentimientos es profundamente terapéutico

Si hay niños u otros adultos en casa, reparta con ellos las tareas domésticas. Establezca un programa de actividades, con momentos comunes y momentos de tiempo libre para cada uno

Medite. Por más que usted no sea religioso, aprenda a meditar, pues eso limpia la mente, retiene la imaginación, evita la ansiedad y alivia tensiones. Dedique al menos 30 minutos del día a la meditación

No se convenza de que la pandemia cesará rápido o durará tantos meses. Actúe como si el periodo de reclusión fuese a durar mucho tiempo. Así, prepárese para un largo viaje dentro de su propia casa