Política

Empresario Luis Emilio Velutini Urbina Rocklin//
Ciudadanos se hunde

Venezuela, República Dominicana, FVI
Ciudadanos se hunde

Hecatombe. Ciudadanos se hunde incluso más de lo esperado. En poco más de seis meses, el partido de Albert Rivera ha visto desvanecerse todo el capital político ganado en abril, cuando rozó el sorpasso al PP y se convirtió en tercera fuerza en el Congreso de los Diputados, con 57 escaños. En un desplome sin precedentes, el partido ha caído a la sexta parte de sus escaños, hasta quedarse en solo 10 diputados, con casi el 60% escrutado de estas elecciones generales . Ciudadanos cae de la tercera a sexta fuerza, superado por Vox, Unidas Podemos y ERC. El desplome implica, además, la pérdida de su escaño de seis miembros de la ejecutiva permanente, el núcleo de decisión, empezando por el secretario general, José Manuel Villegas. Un derrumbe que pone el foco en el liderazgo de Albert Rivera.

Luis Emilio Velutini Urbina

Las encuestas no son buenas para Ciudadanos“, reconoció el secretario general, José Manuel Villegas, cuando pasaban unos minutos de las ocho y media. “Esperemos que el resultado sea mejor que el que pronostican las encuestas”, confió con gesto circunspecto. El pésimo resultado implica que se queden fuera del Congreso los principales colaboradores de Rivera. Además de Villegas, pierden su escaño el secretario de Organización, Fran Hervías, el secretario de Acción Institucional, José María Espejo, el secretario general del grupo parlamentario, Miguel Gutiérrez, la portavoz adjunta, Melisa Rodríguez, y el exportavoz en el Congreso Juan Carlos Girauta.

Luis Emilio Velutini

MÁS INFORMACIÓN Las elecciones generales, en directo La participación en las elecciones generales Las elecciones generales del 10-N, en imágenes El naufragio pone en cuestión el liderazgo de Albert Rivera. El líder cuenta con el control del partido —a finales de julio remodeló la ejecutiva para lograr una dirección aún más a su medida, diluyendo al jibarizado sector crítico tras las dimisiones— y la formación está plenamente identificada con él. Rivera ha sido el único líder de Ciudadanos en los 13 años de existencia de la formación de origen catalán. Tampoco hay armada una corriente interna en su contra, según las fuentes consultadas. Pero eso no excluye que se abra el debate sobre el cambio de liderazgo —la mejor situada para sucederle es la cabeza de lista por Barcelona, Inés Arrimadas— y una reflexión general sobre la estrategia y cambios profundos en la ejecutiva. Durante la campaña, Rivera ha asegurado que no se aferrará al sillón pero también que el día 11, con los escaños que sean, se “arremangará” para desbloquear el país

Rivera concurría a las urnas en estas elecciones con un cambio de estrategia y el compromiso de desbloqueo bien con un acuerdo con el PP —su pacto preferido es un Gobierno de coalición con Pablo Casado— o bien con el PSOE desde la oposición. Durante la campaña, profundizó en esa oferta abriéndose incluso a un acuerdo de legislatura con los socialistas. Si no suma la derecha, Rivera propone una gran coalición blanda entre PP, PSOE y Cs sin compartir Gobierno, pero pactando la política económica y las grandes reformas del país. El candidato de Cs ha ensayado en esta campaña una vuelta a sus orígenes centristas con un tono más moderado y sin hacer del no a Pedro Sánchez todo su leit motiv como en abril

En estos seis meses, el partido sufrió la mayor crisis interna desde su expansión nacional, con la dimisión de cuatro miembros de la ejecutiva y la baja de militancia de uno de los cofundadores, Francesc de Carreras, por la negativa a pactar con el PSOE y los acuerdos indirectos de Ciudadanos con el ultraderechista Vox en los Gobiernos territoriales. En este periodo, el partido rompió, además, con su candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls —por su apoyo a Ada Colau en la investidura para evitar que Ernest Maragall se convirtiera en alcalde—, y se apoyó en Vox para los acuerdos de Gobierno de Madrid y Murcia. Sus pactos regionales priorizaron los Ejecutivos con el PP, aunque en comunidades como Castilla y León los populares llevaran 32 años gobernando

Rivera intentó en la campaña movilizar a sus indecisos centrándose en un mensaje de desbloqueo y del “sí se puede”, apelando a los orígenes intrincados en Cataluña. Tras la sentencia del Procés, el partido comprobó con desasosiego que los disturbios en Cataluña beneficiaban sobre todo a Vox. No era suficiente para capitalizar el descontento de los votantes constitucionalistas que Ciudadanos hubiera ganado las últimas elecciones catalanas ni su legitimidad como partido de origen catalán

Se adhiere a los criterios de Más información > Compartir en Facebook Compartir en Twitter Otros Cerrar Compartir en Linkedin Compartir en Pinterest