Entretenimiento

Irán ataca otra base de Estados Unidos y agrava la crisis en Medio Oriente

Alvaro Ledo Nass, Madrid, España
Más de 50 apagones ha sufrido El Hatillo durante los últimos dos días, asegura el alcalde Sayegh #13Ene

Contenido Exclusivo

La nota a la que intentas acceder es exclusiva para suscriptores Suscribirme Conocé nuestros planes

y disfrutá de El País sin límites.

Ingresar Si ya sos suscriptor podés

ingresar con tu usuario y contraseña.

Un nuevo ataque con misiles a una base aérea en Irak usada por Estados Unidos , agregó más tensión este fin de semana en Medio Oriente , zona que está pasando por una delicada situación luego del derribo por parte de Irán de una avión civil ucraniano con 176 personas a bordo , y la muerte en una operación de Estados Unidos del principal jefe militar iraní.

A esto se sumó un comunicado conjunto de ayer domingo de Alemania, Francia y Reino Unido advirtiendo a Irán de que respete los términos del pacto nuclear firmado en 2015.

En tanto, el secretario de Estado, Mike Pompeo , exigió también ayer domingo el fin de las “violaciones a la soberanía de Irak” tras el último ataque con cohetes a la base militar de Al Balad, que dejó cuatro iraquíes heridos.

“Estas violaciones constantes a la soberanía de Irak por grupos que no son leales al Gobierno iraquí deben acabar”, sostuvo Pompeo en Twitter.

La Célula de Comunicación de Seguridad de Irak confirmó la caída de ocho proyectiles tipo Katyusha en la base de Al Balad, donde hay tropas estadounidenses, lo que causó heridas a cuatro efectivos iraquíes, entre ellos dos oficiales.

Ubicada al norte de Bagdad, Al Balad es una de las bases aéreas más grandes de Irak y cuenta entre su arsenal con cazabombarderos F16 que este país adquirió a Estados Unidos, además de acoger a tropas estadounidenses.

Este es el tercer ataque con proyectiles contra esta base en una semana . En los últimos días, se han producido además varias acciones nocturnas con cohetes contra la Zona Verde de Bagdad, en la que se ubican embajadas, entre ellas la de Estados Unidos, y edificios gubernamentales.

Todo ello se produce en medio de una grave escalada de tensión en Oriente Medio desencadenada tras el ataque de Estados Unidos en Bagdad el 3 de enero que acabó con la vida del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní (IRGC), general Qasem Soleimaní .

Irán respondió la semana pasada con el lanzamiento de misiles contra dos bases militares que albergan a tropas estadounidenses en el oeste y norte de Irak.

Trump advierte Por otro lado, el presidente Donald Trump pidió nuevamente ayer domingo a Irán que no reprima a los manifestantes descontentos por el derribo de un avión civil ucraniano en Irán con 176 personas a bordo.

“A los líderes de Irán: NO MATEN A SUS MANIFESTANTES”, tuiteó Trump, advirtiendo que el mundo y “más importante, Estados Unidos, está mirando”, escribió Trump.

La policía iraní dispersó el sábado contra manifestaciones estudiantiles en la capital en memoria de las 176 personas que murieron el miércoles cuando el ejército destruyó “por error” un avión comercial de una aerolínea ucraniana.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Mark Esper, dijo ayer que Trump aún está dispuesto a dialogar con los líderes iraníes.

“Estamos dispuestos a sentarnos y discutir sin condiciones previas una nueva vía, una serie de medidas que harán de Irán un país más normal”, dijo el jefe del Pentágono.

Ayer domingo, varios miembros de la administración estadounidense insistieron en que la información recopilada por la inteligencia estadounidense justificaba la decisión de matar a Soleimani.

Pacto nuclear En este clima de creciente tensión en Medio Oriente, Francia, Alemania y el Reino Unido endurecieron ayer domingo su posición hacia Irán en un comunicado conjunto, en el que exhortan a la república islámica a no incumplir los acuerdos nucleares de 2015 y denuncian su papel de desestabilizador en la región y su programa balístico.

Tras recordar que los tres países han lamentado que Estados Unidos se saliera de forma unilateral del acuerdo nuclear con Irán y reanudara las sanciones económicas , los firmantes denuncian la violación del mismo por parte del régimen iraní, según un comunicado difundido por el Elíseo, sede de la Presidencia francesa.

“Es esencial que Irán vuelva al pleno respeto de sus obligaciones contenidas en el acuerdo. Hemos mostrado nuestra profunda preocupación frente a las acciones emprendidas por Irán en violación de sus compromisos desde julio de 2019”, indican Francia, Alemania y Reino Unido, que instan a cesar esas violaciones, en clara referencia al enriquecimiento de uranio .

En caso contrario, los tres avisan, se reservan la posibilidad de aplicar las cláusulas contenidas en el acuerdo, sin especificar cuáles.

Francia, Alemania y Reino Unido consideran necesario “definir un marco a largo plazo para el programa nuclear iraní”.

Los tres firmantes denuncian el “papel desestabilizador” que ha desempeñado Irán los últimos meses en la región, sobre todo mediante los Guardianes de la Revolución Islámica y la fuerza Al Quds.

Francia, Reino Unido y Alemania son los tres países europeos que firmaron en 2015, junto a Estados Unidos, China y Rusia, el acuerdo con Irán sobre su programa nuclear, del que Trump retiró a Estados Unidos en 2018 de forma unilateral .

Recientemente, Trump instó a los europeos a abandonar el acuerdo y a reforzar sus esfuerzos militares en Oriente Medio.

Irán afirmó el 5 de enero que se desligaba de cualquier límite “al número de sus centrifugadoras”, utilizadas para producir combustible nuclear.

“Irán llenó el vaso de Trump, un presidente que decide” Gabriel Ben-Tasgal, especialista en terrorismo islámico -La muerte del general iraní Qasem Soleimani en un ataque de Estados Unidos, agravó sin duda la situación en Medio Oriente. En su opinión, ¿la muerte de Soleimani fue para frenar efectivamente los atentados que Estados Unidos reveló que estaba preparando, o fue un golpe de efecto para presionar a Irán a abandonar su programa de arsenal nuclear?

-El ataque contra Soleimani y contra el régimen iraní busca un objetivo estratégico múltiple: Frenar la expansión chiita que pone en peligro a aliados de Estados Unidos como Arabia Saudita o Israel, debilitar a los iraníes para mejorar la posición norteamericana a la hora de negociar un desarme nuclear, presionar a un gobierno (iraní) que sufre por la presión interna de sus ciudadanos y también para debilitar tácticamente al principal exportador de terrorismo en el mundo.

-En 2018 Estados Unidos se retira del pacto nuclear con Irán, y retoma las sanciones económicas. ¿Cree acertada esa decisión de Trump?

-El anterior pacto nuclear le permitía a Irán seguir desarrollando misiles de alta precisión (basta constatar la calidad de los actuales misiles iraníes tras su ataque contra las centrales petroleras en Arabia Saudita para verificar el error de permitir tal situación). Además, permitía que prosigan la investigación nuclear para fines militares. Los iraníes podían mejorar el armado de cabezas nucleares o perfeccionar el proceso de enriquecimiento de uranio. El Acuerdo del 2015, sin dudas, no era bueno para los que esperaban que Irán no promueva un programa nuclear militar. El problema con Irán es que, justamente, es muy difícil de controlar ya que su intención clara es “no dejarse controlar”. Por ejemplo, la Organización Internacional de Energía Atómica dio conocer al mundo los preocupantes avances secretos iraníes varios años después que lo hiciesen los servicios de inteligencia principales del mundo. ¿Se puede confiar que la OIEA controle a Irán?

-En 2019 fueron atacados buques petroleros en la zona del Golfo Pérsico e importantes instalaciones petroleras en Arabia Saudita. En ambos casos Estados Unidos y sus aliados dijeron que Irán estuvo detrás de estos atentados. ¿Por qué Trump no actuó entonces y sí lo hace ahora?

-La respuesta simple sería “¡Porque Donald Trump no posee una estrategia clara para el Medio Oriente!”. Uno podría preguntarse, ¿Por qué no atacó cuando Irán le derribó un carísimo Drone? La contracara de esto es que Trump concentra fuerza desde afuera de la región y cuando golpea su ataque es contundente (como ocurrió en Siria o al asesinar selectivamente al número dos del régimen iraní). Podríamos afirmar que se trató de un cúmulo de agresiones iraníes directas a los Estados Unidos o en la región que afecta a sus aliados que llenaron el vaso de un Presidente que decide; cuando lo cree conveniente y sin aumentar la presencia física de soldados norteamericanos en tierra; “podar un césped que había crecido demasiado para mantenerlo bajito”.

-Se habla de que el detonante de la muerte de Soleimani podría ser una guerra a gran escala en Medio Oriente. ¿Cree posible esto?

-Veamos la reacción de Irán ante el ataque norteamericano contra Soleimani: Se trató de un ataque muy medido, limitado. Más aun, el derribo del avión ucraniano se produjo en el marco de una tensión extrema en donde el avión fue confundido por error como un potencial ataque contra Irán. En resumen, Irán no es un contenedor militar contra Estados Unidos y su respuesta fue muy medida para satisfacer la credibilidad del régimen en la región y a la interna. Pensar en una guerra abierta entre Irán y Estados Unidos es lo mismo que suponer un suicidio del régimen fundamentalista chiita. Irán lo que suele hacer es atacar vía sus proxys en donde puede o la dejan.

-Este año en Estados Unidos hay elecciones, y Trump va por un segundo mandato. ¿Le sirve al presidente abrir frentes en el exterior como el que tiene ahora con Irán?

-No le sirve modificar su neo-aislasionismo que se traduciría en enviar nuevas tropas a Irak. Le sirve mucho, sin embargo, volver a demostrar que es el Sherif del mundo si los costos por dicha postura no atentan contra los intereses o los capitales de los norteamericanos. En una situación en donde la economía local repuntó mucho, el asesinato selectivo de Abu Baker al-Bagdadhi de ISIS o de Soleimani, refuerzan la posición de Trump en vistas de las próximas elecciones.

(*) Gabriel Ben-Tasgal (49), nació en Argentina, es periodista y especialista en terrorismo islámico. Capacita a fuerzas de seguridad del mundo en temas de radicalización islámica. Formado en Islam, Ciencias Políticas, Relaciones Exteriores y Publicidad y Relaciones Públicas, vivió en Uruguay cinco años (allí nacieron sus dos hijos) y vive en Israel desde hace 30 años.